top of page
  • Milton Romani Gerner

Corrupción y crimen organizado en Uruguay

De la banalización y opacidad a la metástasis institucional


Milton Romani Gerner*

Ilustración: Julio Castillo




¨ ¿Ud. me está hablando de corrupción? (FR)

- No digo corrupción, pero sí hay muchos incentivos (AA)

- ¡Es corrupción! (FR)

- Y capaz que sí...Según como la tomemos, a veces sí, a veces no. Yo no puedo disfrazarla, porque soy el Alejandro Astesiano de Millan y Lecocq, otros la disfrazan¨ (AA) (1)



¨Este es el país de las gauchadas¨

Oscar Magurno (2)


Hoy cursamos una crisis institucional con ¨tapadera¨, al decir de la murga Asaltantes con Patente (sin alusiones). Como en el cuento de Andersen, nadie se anima a decir que el rey está desnudo. Decir: hay méritos para el juicio político del presidente. Sea viable o no. Sincerarse con la gravedad institucional, debería privilegiar la promoción de una agenda anticorrupción que convoque AHORA al más amplio espectro de fuerzas democráticas.


El Frente Amplio y el bloque social popular han denunciado sin cortapisas estos hechos, pero con cierto nivel de perplejidad, cuando no de temor de aparecer como desestabilizadores. No parece conducente descansarse en las denuncias que viene realizando un arco amplio de comunicadores cumpliendo excelente labor a pesar del hostigamiento. Por otra parte, es un error político limitar los hechos de corrupción que vienen aconteciendo solo como un tema de la justicia. Es político.


Gerardo Caetano en el programa Legítima Defensa señaló que el Frente Amplio debe convencer y hacer nuevas propuestas. Si espera como Job a que caiga la pera madura o que todo se solucione en el 2024, no hay garantías de derrotar a la coalición de derecha y ultra derecha. Ésta vino para quedarse.


Tenemos un Problema de Urgente Consideración. Se ha desnudado un entramado corrupto que está enquistado en el gobierno, tiene ramificaciones y es una alarma para la democracia. Son necesarias acciones políticas inmediatas.


¿Levemente ondulados, lentos u omisos?


Casos de corrupción grandes tuvimos desde la quiebra del Banco Transatlántico en el 65, el Banco Mercantil de Jorge Peirano Facio (ministro colorado de Industria y de RR.EE), en reiteración real con la banda familiar en el 2002 con el Banco La Caja Obrera. Tampoco se puede olvidar los hermanos Rhom con el Banco de Crédito. Todo en familia. La venta del banco Pan de Azúcar también quedó en familia. La tiranía de la extensión del texto nos impide enumerar una larga lista denunciada en su momento por el mismísimo ex ministro herrerista Juan Andrés Ramírez.


Hoy no se trata de más de lo mismo. Con este gobierno de derecha, liderado por el herrerismo, está explotando en la cara la existencia de un cáncer institucional sistémico. Con metástasis. Una gruesa capa ideológica y comunicacional banaliza, naturaliza y justifica todo tipo de impunidad y que incluye un ataque de mala fe contra la oposición y al movimiento social. El entramado de corrupción no es ajeno al programa que intenta instalar el herrerismo. Es un componente indisoluble de su visión de sociedad.


Siga el hilo


Los hechos conocidos a partir del pasaporte otorgado al jefe narco Sebastián Marset (que tiene un dossier de 501 páginas de la Secretaría Nacional Antidrogas -SENAD- de Paraguay, sindicado como jefe del Primer Comando Uruguay y del tráfico de drogas de la Hidrovía Paraguay-Paraná), los capítulos de la serie Astesiano Cuarto Piso Torre Ejecutiva no son casos ocasionales. Se desnudó una larga cadena de corrupción en el Ministerio del Interior, Policía, Cancillería, y en Presidencia. Todos ellos dan cuenta de un brazo opaco que realiza acciones encubiertas, negociados, coimas, favores, vigilancia, etc. Astesiano no es un perejil, ni un error, ni un exceso. Es insólito que funcionara en la propia Torre Ejecutiva, lo que indica por añadidura que formaba parte de un esquema de gobierno.


Hay otras perlas aportadas por los partidos de coalición: el acomodo de 135 cabildantes del ex director de ASSE Cnel. Montagno; el escándalo del ex ministro Germán Cardoso (con vínculos y beneficiario de Francisco Sanabria, dueño de Cambio Nelson y procesado); el Intendente de Colonia Moreira expulsado y reintegrado por abuso sexual, ahora le condonó 65 millones de dólares al Casino Carmelo; la oficina Caram de colocación de parientes con patente copiada del Alcalde Alfredo Sánchez de la ciudad Florencio Sánchez. Como frutilla de la torta, las irregularidades todavía investigadas de la concesión por 60 años (¡sesenta años!) de la piedra preciosa de Montevideo: su puerto.


Luis Lacalle Pou, en su intento de generar su propia política exterior ¨desideologizada¨ cosechó, no avances, pero sí fotos. Foto con Iván Duque, con Jair Bolsonaro que le obsequió una camiseta, con Sebastián Piñera. También cosechó una hermosa foto con el ex presidente paraguayo Horacio Cartés, cuya hermana Sarah (propietaria entre otras de 41 empresas)(3) está casada con Martín Bordaberry. El tío Juan Domingo Vivero Cartés piloteó una avioneta repleta de drogas. Detenido y procesado en Durazno Uruguay en 2013 (4). Como si fuera poco, ´Estados Unidos sanciona por corrupción al vicepresidente paraguayo, Hugo Velázquez, y al expresidente Horacio Cartés (5) Continúan las investigaciones de la SENAD y Fiscalía en la operación A ULTRANZA Py vinculada a Marset. Incluidos los asesinatos del Fiscal Mario Pecci y del alcalde José Carlos Acevedo


Medio y Medio


Estuvimos embriagados de un mito: en Uruguay la corrupción es baja. Verosímil pero no cierto. Como afirmara bien el Cr. Ricardo Gil: ¨nadie está vacunado contra la corrupción¨ (6). Concepto central en este tema. Esta producción mitológica llevó a una baja percepción del riesgo. Al menos el GAFI y otros organismos de control internacional como su rama GAFISUD no lo creen así y nos siguen evaluando estrictamente.


Más contundente aún ha sido The Economist. La biblia liberal dio su veredicto:


Uruguay is losing its reputation as Latin America’s success story. Crime and corruption scandals have hurt Luis Lacalle Pou, the conservative president.(7)


Una autoevaluación que solicitó este año SENACLAFT para perfeccionar las herramientas en vista a una nueva evaluación del GAFI fue confeccionada por el experto Alejando Montes de Oca: es muy severa. Si la evaluación se hace hoy no pasamos el examen.


En lo que va de este gobierno, no ha habido un solo procesado por lavado de dinero, han bajado abruptamente el reporte de operaciones sospechosas, no hay fiscalización y la pasividad del Dr. Chediak al frente de la SENACLAFT es ominosa. A pesar de la herencia recibida tan maldecida y poco valorada: con los gobiernos del Frente Amplio se creó la Secretaría Anti Lavado (luego SENACLAFT), los juzgados y fiscalías de crimen organizado, la reforma tributaria eliminó las sociedades anónimas financieras de inversión y se intensificaron y promovieron los controles.


La llegada del herrerismo y sus socios ha significado un giro copernicano en el fenómeno de la corrupción. El máximo gurú liberal Don Ignacio de Posadas, ex ministro de economía, dejó grabada una máxima que puede lucir como blasón en el escudo liberal de los Herrera(8):


“Nosotros fabricamos sociedades, lo que sus dueños hagan con ellas después no es problema nuestro. Es un disparate acusar a un herrero que fabrica cuchillos por los crímenes que se pueden cometer con ellos”


Fue su defensa, al ser acusado por Abel Reynoso (jefe de la DEA en Buenos Aires) como responsable de 11 sociedades anónimas financieras de inversión que hacían negocios de lavado y fueron creadas por su estudio. Había otros renombrados bufetes.

El lavado de dinero ya forma parte del ser nacional. Es recomendable releer una nota de Gabriel Tenenbaum en Brecha, escrita 72 horas antes de las elecciones del 2019: La metáfora del Cuchillo (9).


Aquellos polvos


El fenómeno del narcotráfico y lavado de dinero, el rol de Uruguay en el esquema mundial, no es nuevo. Una larga lista de periodistas e investigadores lo han señalado con rigor documental (10). En el año 1989 un gran operativo de la DEA capturaba al argentino Raúl Vivas que tenía montado un esquema conocido como La MINA. Lavaba dinero del Cartel de Medellín. ¿Con quién lo hacía? Con el Cambio Italia / Ariadna SA en cuyo directorio figuraba Angel Gianola (11), dirigente herrerista, ex ministro del interior de Lacalle Herrera y responsable de la represión en el Hospital Filtro.


La Dra. Fossati, que hábilmente abrió y cerró rapidito el caso Astesiano, se reunió el 26 de diciembre del 2022 con Luis Lacalle Pou por espacio de cuatro horas. En la residencia de Suárez para no manchar la investidura. No fue ni como indagado ni como testigo. Tuvo palabras de elogio para él. Una monada de colaboración. Lo hizo también respecto al Secretario de la Presidencia Dr. Álvaro Delgado. No parece ni muy republicano, ni muy transparente que todavía no conozcamos los términos de esa conversación, ni sigan bajo silencio los celulares comprometedores. Revela la extensión de la metástasis.


La indignación pública parece faltar a la cita


Es sabido que la gravedad de los hechos públicos narrados acciona mecanismos de defensa, como la negación. Se acciona incluso por intoxicación informativa. Parece ser que la indignación popular no es la tónica. De igual modo, la ausencia de liderazgo para colocarlo con prudencia, pero con coraje en el eje de la agenda política, colabora con esta anomia. Corremos el riesgo de la pérdida total de confianza en el sistema anticorrupción y del sistema político en general. Como bien señala el Cr. Ricardo Gil, el sistema político en general le ha dado la espalda a las medidas indispensables para que normas y herramientas funcionen adecuadamente, sean presupuestadas, y tengan voluntad política expresa. Seguir jugando a las escondidas, partidizando la JUTEP y demás órganos (como se pretende con la Fiscalía), impedir la transparencia del financiamiento de los partidos políticos y de otras entidades (recordar el FIFA Gate y el procesamiento del muy uruguayo Eugenio Figueredo) y no generar una alarma saludable instalando el tema en la agenda política es letal.

Hace un tiempo, unos colegas colombianos, cuando le comentábamos como buenos uruguayos, la levedad de los primeros síntomas de sicariato y corrupción, nos dijeron: allá en Colombia comenzamos así.



* Milton Romani Gerner es Licenciado en Psicología. Docente. Embajador. Fue Secretario General de la Junta Nacional de Drogas (2005-2012/2015-2016) Representante de Uruguay ante la CND ONU (2008-2016) y Representante Permanente de Uruguay ante OEA 2012-2104


Notas


1. Diálogo entre el fiscal Fernando Romano y Alejandro Astesiano cuando el último requirió ayuda porque temía por su vida.


2. La frase de Magurno es una pieza arqueológica. Fue y es la cultura banalizada de la corruptela corriente. Acomodo y clientela electoral. En un tiempo los interminables plazos para jubilarse (vaya ironía) tenían una clave milagrosa: la tarjeta de un político. Se obtenía yendo al comité colorado.


3. Nicolas Centurión desde Paraguay en La Onda Digital https://www.laondadigital.uy/archivos/65991


4. https://www.180.com.uy/articulo/35126_Tio-del-presidente-paraguayo-fue-procesado-en-Durazno


5. https://elpais.com/internacional/2023-01-27/estados-unidos-sanciona-por-corrupcion-al-vicepresidente-paraguayo-hugo-velazquez-y-al-expresidente-horacio-cartes.html


6. https://ladiaria.com.uy/politica/articulo/2022/10/ricardo-gil-iribarne-uruguay-bajo-la-guardia-en-la-lucha-contra-el-lavado/


7. https://www.economist.com/the-americas/2023/04/13/uruguay-is-losing-its-reputation-as-latin-americas-success-story


8. El apellido español Herrera es de origen ocupacional, derivado del tipo de oficio o profesión desempeñado por el fundador del linaje. En este caso, el oficio designado a este apellido es, por tanto, el de Herrera, Herrero.https://www.elsoldezacatecas.com.mx/cultura/heraldica-del-dia-origen-y-significado-del-apellido-herrera-cultura-familias-escudo-de-armas-arbol-genealogico-historiadores-6049167.html


9. La metáfora del cuchillo Gabriel Tenenbaum: https://brecha.com.uy/la-metafora-del-cuchillo/


10. Antonio Ladra, Carlos Peláez, Gabriel Pereyra, Gabriel Tenenbaum, Guillermo Garat.


11. Carlos Pelaéz. Caras y Caretas.com.uy/la-revista/lavado-dinero-narcotrafico-y-la-memoria-n53305







Comentarios


bottom of page