top of page
  • Gremio estudiantil Dámaso

No le gustan los estudiantes, crónicas de un 2022 agitado



La pandemia fue una etapa en la que los gremios se vieron desfavorecidos por la dificultad de organización que supuso el estar encerrados cada uno en nuestras casas y no encontrarnos en las instituciones educativas, lugar donde se crea la unión y el movimiento de los y las estudiantes. A la pandemia le siguió un 2022 complicado, ya que nuestro gremio había sufrido una disminución de sus integrantes, además de haberse dado un gran recambio generacional, careciendo de experiencia acumulada y herramientas.

Simultáneamente, se perdió el referéndum contra la LUC, en el cual se tocaban temas que afectan a la educación, lo que podría haber representado un desaliento a la movilización estudiantil y popular en general. Y, sumado a esto, se manejaba la posibilidad de que se imponga una reforma educativa que mercantilizaría la educación pública.

Ya empezado el ciclo liceal, el 8 de marzo quisimos desplegar en el liceo frases y consignas feministas, pero esto no fue posible, ya que por parte de Dirección se nos vetaron la mayoría de las frases, supuestamente, por "no ser apropiadas". Ejemplo de algunas de estas son: "el problema no es mi ropa, es vos y tu acoso", "dejemos de decirles a las mujeres que se cuiden, y empecemos a exigirles a los hombres que se cuestionen" o "queremos a los acosadores fuera de nuestra institución". A esto se le suma el reintegro de un profesor que el año anterior había sido denunciado por acosar a varias estudiantes. Como respuesta a este hecho aberrante, decidimos manifestarnos, pintando y subiendo pancartas en contra, las cuales fueron rápidamente bajadas por Dirección. Consideramos esto un acto de censura y también queremos remarcar la actitud machista por parte de la Dirección, no puede ser posible que sea más importante un cartel que la seguridad de las y los estudiantes.

Luego vino el 20 de mayo. Ese día pusimos, a modo de conmemoración, las fotos de los desaparecidos por la dictadura en el liceo, pero a los dos días fueron sacadas por Dirección, sin ser devueltas. Sumado a esto, desde el GED organizamos un taller informativo sobre la dictadura, el cual tuvo que realizarse en una plaza, ya que no se nos permitió realizarlo en el Liceo.

Más pancartas fueron colgadas, las cuales, al igual que otras anteriores, fueron sacadas sin ser devueltas. Es más, llegamos a presenciar como una empresa ajena al liceo vino a bajarlas. Esto tuvo impacto en los y las estudiantes del liceo, quienes empezaron a saber de la existencia del gremio y a solidarizarse por los problemas que teníamos para poder expresar nuestras ideas y realizar actividades.

A los problemas que veníamos denunciando sobre censura se le suma el recorte presupuestal, que se evidencia en las carencias en la infraestructura del Liceo y la falta de equipos multidisciplinarios. Estos problemas los consideramos de vital importancia, ya que todos y todas merecemos una educación digna, en la que todos estemos cómodos y en la que esté garantizada nuestra seguridad y salud, tanto mental como física. Queremos también remarcar la forma antidemocrática en la que se manejan y manejaron durante estos años las autoridades del Codicen con respecto a la toma de decisiones. Entre ellas podemos encontrar la reforma educativa, la cual fue impuesta sin consultar previamente a los afectados. Esta tiene un enfoque claramente neoliberal, recortando contenidos y preparando a los y las estudiantes para el mercado y no para ser seres críticos.

En conjunto con los demás gremios estudiantiles concluimos que la situación no podía seguir así y empezamos a evaluar la necesidad de tomar medidas más fuertes a nivel de todos los institutos. También otros gremios estudiantiles terciarios comenzaron a movilizarse, organizando ocupaciones y paros, lo que impulsó la continuación de la lucha. En consecuencia es que se decidió hacer asambleas en los liceos para discutir las medidas (estas llegaron a ser de trescientas personas en la mañana y de casi doscientas en la tarde) en las que se votó realizar las ocupaciones por gran mayoría. Es así que comienza en el Dámaso el conflicto educativo a nivel estudiantil.

A continuación, presentamos la opinión de integrantes del GED sobre algunas de estas cuestiones:


- ¿Cómo te uniste al gremio?, ¿qué experiencia previa de militancia tenías?

-R: Me uní al gremio después de asistir a dos plenarios, antes de esto no había militado de ninguna forma.

-L: La militancia, en mi caso, comenzó con el gremio estudiantil, a comienzos de mayo de este mismo año. Desde mi llegada al Dámaso, en marzo de este año, tuve la intención de participar del gremio, y en mayo decidí acercarme a una de sus actividades. Me gustó mucho el ambiente, y la gente que participaba me hizo sentir a gusto. En mi familia se habla mucho de política, y de temas relacionados, por lo tanto, siempre tuve interés en estos temas.

E: Me uní al gremio a principios del 2021, después de haber participado en una actividad de juntada de firmas por el referéndum contra la Ley de Urgente Consideración que era organizada por el movimiento estudiantil. Antes de unirme al gremio no había militado en ningún partido político ni gremio, sí participaba de marchas y concentraciones.


- ¿Cómo fue la experiencia de las ocupaciones?

-R: Agotador pero fue genial, fue toda una experiencia.

-L: En mi opinión, fue bastante trabajo grupal, muchas cosas a organizar y ejecutar, y sobre todo mucha cantidad de horas del día dedicadas, con muchos compañeros dedicando su día entero. Fue un esfuerzo grupal bastante grande pero que nos llena de orgullo, al saber que luchamos, y que seguiremos luchando.

-E: Luego de la última asamblea de la tarde del primero de setiembre, se decide ocupar ese mismo día sin comida y sin nada organizado. Fue la Directora quien nos firmó el acta, lo que en el momento no nos imaginábamos que iba a ser un caso único, ya que después el Codicen mandó la orden de no permitir las ocupaciones y, por lo tanto, no firmar las actas. Esa vez nos desocuparon a la una de la mañana, y ese mismo día a las siete de la mañana estábamos ocupando de nuevo. Después vinieron las ocupaciones sin actas, en las cuales la Dirección se quedaba dentro del liceo, algunos profesores y estudiantes entraban también, nosotros nos manifestábamos en la puerta y en los pasillos para que se nos permitiera ocupar bajo la norma y que se escuchen nuestros planteos. Lo que pasó la primera vez que no nos dejaron ocupar, el cinco de setiembre, fue que la Dirección, no sabemos bien si por mandato de Inspección o por voluntad propia, sacó a todo el mundo del Liceo, con ayuda de la policía, y cerraron las puertas quedando solamente ellas adentro. En determinado momento de la mañana llegaron tres inspectoras, fueron a las únicas que dejaron pasar. Estuvimos todo el día en la puerta del liceo, esperando para que salgan y tener una instancia de diálogo. Esto no se dió porque ellas querían una reunión con tres estudiantes y no con todos como planteamos nosotros/as. Se terminaron yendo por la puerta de atrás del liceo, sin dar nunca la cara. Además, habíamos sacado una gran cantidad de bancos para lijarlos y pintarlos, y cuando se hizo de tarde, casi noche, los queríamos entrar para que no queden afuera, pero las Directoras no lo permitieron. Al final nos fuimos, e hicieron entrar los bancos a algunos policías y estudiantes del nocturno.


¿Cuáles son las principales dificultades para lograr la participación estudiantil?

-R: La desinformación, hay demasiada desinformación y poca voluntad por parte del estudiantado, se dejan llevar mucho por la idea que tienen acerca del gremio y de la lucha, en lugar de participar y verlo por ellos mismos.

-L: Personalmente, pienso que hay dos factores que influyen en la participación estudiantil. Aunque durante las ocupaciones bastantes estudiantes se acercaron a apoyar, es cierto que, en general, no se nota mucha participación estudiantil. En mi opinión esto se puede deber a la indiferencia (y tal vez el conformismo) fijados en la mentalidad de la sociedad en general, y, también, a la comunicación del gremio con el resto de estudiantes, que insisto en que es fundamental y es necesario trabajar en mejorarla.

-E: Pienso que la mayor dificultad es el aumento del individualismo y que todo lo que se haga se hace porque después trae retribuciones o beneficios propios. Esto hace que sea muy poca gente la que esté dispuesta a militar. Además, pienso que ya casi no está presente la idea de un mundo diferente, es como si ya no se viese otro horizonte que no sea el de este sistema.



¿Qué logros remarcarías?

-R: A principio de año éramos muy pocos en el gremio, menos de diez, actualmente somos aproximadamente treinta estudiantes activos y conseguimos hacer funcionar una imprenta y fotocopiadora estudiantil.

-L: Para mí, la comunicación del gremio con el estudiantado mejoró (aunque haya que seguir mejorándola más aún) lo que causa que también aumente la participación estudiantil. Destacaría también el cambio de Dirección.

-E: Los logros más importantes fueron haber aumentado la participación gremial y gracias a esto haber hecho acciones con mayor impacto, como haber logrado que la Dirección cambie por una que sí está abierta al diálogo y que no nos violente ni censure.



Comments


bottom of page