Hoy el "supermercadismo" tiene unos 4 mil trabajadores menos que hace 3 años, aun así, las empresas mantienen ventas y ganancias

 

Las disputas en el mundo del trabajo marcan a las sociedades, las moldean y preparan a momentos políticos que aterrizan a una realidad que se ajusta a múltiples intereses. Parte de nuestro destino económico se juega en esa batalla, parte de nuestra dignidad y nuestra historia como trabajadores también. De esta forma la coyuntura ha sido para todos los trabajadores siempre un tema a debatir y a profundizar conceptualmente.

 

No es extraño como las coyunturas marcaron el destino de las organizaciones sindicales del sector supermercados en particular, teniendo un papel central en un devenir complejo, pero rico en posibilidades, los sindicatos del sector son relativamente jóvenes, la mayoría de los sindicatos se formaron a partir del año 2005, con la ley de libertad sindical y modificaciones a la ley de consejo de salarios, se experimentó en el sector y en todo el comercio una expansión de los sindicatos, en donde a partir de ese momento se ensayaron decenas de intentos que tuvieron como fin crear nuevas organizaciones sindicales, estas comenzaron a ganar terreno en un sector antes imposibilitado a organizarse, en donde las arbitrariedades de la parte empresarial eran una dinámica extendida, aún hoy en lugares en donde no hay organización se viven cosas parecidas, en ese contexto los trabajadores del sector supermercados desde hace años comenzaron a ejercer y practicar derechos inherentes a la organización sindical, la negociación colectiva dinamizó una expansión en donde los trabajadores comenzaron a recuperar salario, beneficios y a hacer cumplir aspectos tan sencillos como el pago de horas extras.

 

En ese momento histórico se conformó en el Grupo Casino el Sindicato Único de Disco, Devoto y Geant, que luego en 2009 se disolvió para dar lugar a tres sindicatos, uno por cada empresa de la cadena. La empresa, de características reaccionarias, dispone la organización del trabajo con autoritarismo y desconocimiento de los trabajadores. La historia de la empresa con respecto al sindicato es la muestra perfecta de que la disputa ideológica no solo la juegan los trabajadores. El grupo Casino-Éxito en la actualidad, ha sido y es vocero de los intereses más mezquinos del capitalismo en nuestro país. Su táctica ha sido no reconocer a los sindicatos como actores válidos en una sociedad democrática, excluyendéndonos en decisiones de características especiales e importantes, pero además organizando una persecución constante a través de mandos medios y gerenciales a quienes nos organizamos. Ciertamente su forma de organizar el trabajo tiene posibilidades de desarrollarse, pero no han podido frenar la reacción de los trabajadores, nuestra respuesta a cada ataque ha sido más organización y la búsqueda constante por mayores niveles de consciencia.

 

Esta empresa en particular tiene el récord como gran cadena, de violaciones al convenio colectivo del sector, desconociendo derechos fundamentales como las licencias especiales, descontando presentismos por el uso de estas, negando premios a trabajadoras por hacer uso de licencias para casos de violencia de género o mantener abierto un local comercial luego del fallecimiento de un trabajador en sus instalaciones, hechos que fueron respondidos por nuestro sindicato con jornadas de movilización y repudio.

 

En lo que respecta al momento actual el sector de supermercados está sufriendo procesos de expansión y centralización de capital, avanzando de manera inequívoca a un oligopolio que trae consigo riesgos no solo para los trabajadores, sino también para la sociedad en su conjunto, que concede el mercado de la alimentación a unas pocas empresas multinacionales.

 

Ciertamente en estos años los trabajadores recuperaron poder adquisitivo con respecto al 2005, pero aún así los salarios son de 20 mil pesos, lo cual no debería ser un problema para empresas cuya rentabilidad es muy importante. La táctica de estas empresas frente a la recuperación de poder de compra de sus trabajadores ha sido generar grandes reestructuras, que no se han desarrollado a través de despidos masivos, sino que simplemente no han repuesto vacantes en la gran mayoría de sectores. Hoy el "supermercadismo" tiene unos 4 mil trabajadores menos que hace 3 años, aun así, las empresas mantienen ventas y ganancias de las mismas características que en ese momento. Podríamos decir que el sector sufre una intensificación del trabajo que conlleva alteraciones internas, con cambios de horarios más complejos de lo habitual, pero sobre todo la necesidad implícita en esta reforma de que los trabajadores ocupen más sectores dentro del supermercado o llegar a proponer que las trabajadoras que estén en periodo de lactancia tomarán las dos medias horas que dispone la ley solo dentro del local, cuando habitualmente podían elegir entre tomarla en el local o estar con sus bebés, esto solo se puso en práctica en el Grupo Casino Éxito. En el fondo lo que operó fue la idea de que las trabajadoras, al no poder estar con sus bebés, renunciaron a su derecho de tener dos medias horas en su horario de trabajo. Desde el Sindicato de Trabajadores de Geant denunciamos de forma explícita los ataques del empleador a derechos conquistados por las mujeres y las trabajadoras desde hace décadas. La consciencia de las compañeras y su organización consiguió revertir esta situación, no sin antes tener que llegar  al llamado a la ocupación de los locales.

 

Hoy la Asociación de Supermercados del Uruguay desconoce algunos acuerdos realizados en los pasados Consejos de Salarios como el acceso a canastas estudiantiles o la elaboración de menús saludables en los centros de trabajo. Nuestro sindicato, junto a la Coordinadora de Sindicatos de Supermercados y Fuecys, realizarán las movilizaciones necesarias para garantizar que el Convenio Colectivo firmado se cumpla en todos sus términos. En momentos en donde algunos empresarios comienzan a ver posible su sueño de gobernar con más ajustes para los trabajadores cómo lo hacen sus empresas en otros países de la región, los sindicatos debemos defender una metodología de lucha que no deje a nadie por el camino, creando las condiciones para avanzar sobre lo ya conquistado pero sin olvidar que a nosotros nadie nos regala nada.

 

En este escenario de intensificación del trabajo la incorporación de tecnología también juega un papel central, en donde el trabajo que antes realizaba por ejemplo una cajera ahora recae sobre el propio cliente, quien tampoco tiene ninguna contrapartida, el servicio se ve claramente afectado y son los propios trabajadores quienes reciben muchas veces las quejas de clientes. En este sentido debemos construir una síntesis con el pueblo, sobre qué consecuencias tienen estos procesos, proponiendo acciones que salvaguarden la acumulacion histórica de nuestra clase, pero también enfrentando los cambios que el propio metabolismo del capitalismo local van a generar en el mundo del trabajo, y por tanto, en nuestras organizaciones. De este modo nuestro papel seguirá siendo disputar dignidad, disputar una parte de la historia.

 

 

* Secretario General del Sindicato del Geant.

 

Etiquetas:

Please reload

Hemisferio es una plataforma virtual que pretende fomentar el pensamiento crítico y los debates estratégicos de izquierda, con foco en la realidad nacional.
hemisferioizquierdo.uy
hemisferioizquierdo.uy@gmail.com

SECCIONES

ESPECIALES

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • Blanco Icono de Instagram
  • White YouTube Icon

Montevideo, Uruguay.

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • Blanco Icono de Instagram
  • White YouTube Icon