Arte Engajado

December 19, 2017

Imagen: Cândido Portinari, Greve.

 

 

Porque el arte también existe, sobrevive, grita, empuja.

Porque el arte también existe, entre las hojas empapeladas de un libro,

entre una manifestación, una concentración, una marcha:

el arte hierve de sangre revuelta.

En los grandes teóricos que inflan su pecho al hablar,

hablar de críticas al sistema, de posibilidades de cambio,

el arte, pequeño grandilocuente, lo rodea y lo envuelve.

Nadie sabe cómo pero él está ahí sigiloso y radiante.

Pero también subyace en la invisibilidad de lo cotidiano y en la exquisitez de lo apocalíptico.

Por momentos lo olvidamos, lo despreciamos, lo rechazamos,

lo acusamos de posmoderno, de desubicado, de incomprendido.

Pero él se mantiene vivo, seriamente engajado.

Porque el arte también existe, sobrevive, grita, empuja.

Arte comprometido, arte engajado.

 

Porque es real que el arte existe; en diversos formatos y en múltiples expresiones. Porque es verdad que históricamente cumplió un rol importante en las luchas de las izquierdas pero un rol secundario, periférico, un tanto olvidado y otro acechado. Incomprendido. Porque es imperioso reconocer, felizmente, que en los últimos tiempos, tanto a nivel nacional como regional, así como en Latinoamérica toda, el arte, el arte que se compromete por una causa, que en su expresión revela determinada desigualdad así como se rebela ante ésta, el arte que no pierde la sensibilidad, la estética, características inherentes a su conceptualización, ese arte que llamamos “engajado”; se hace presente. Se codea con otras maneras de manifestarse, de expresarse, de rebelarse. Se cuela, se hace su lugar, se arma y resurge. Es por esto que en tiempos actuales, se hace necesario y obligatorio abrir un espacio para explicitar la inherente vinculación entre arte y política.

 

Desde los inicios de las expresiones artísticas (inicio remoto difícil de fechar), éstas tuvieron que ver sine qua non con la sociedad que lo rodeaba. La sociedad gesta la expresión artística

así como la expresión artística se ve enmarcada en la sociedad.

 

Las teorías marxistas, de larga data analizan la vinculación del arte con la política. Desde Marx, pasando por el Realismo Soviético hasta los distintos autores y autoras de la actualidad. Marx, por ejemplo, consideraba el arte como parte del trabajo intelectual y sostenía que en el comunismo se erradicaría la división del trabajo en manual e intelectual, por tanto no existirían artistas sino personas que entre sus actividades producen arte. El realismo soviético o social, como corriente literaria promovía la literatura como reflejo de la sociedad para criticarla y así tomar conciencia de la necesidad de la existencia de otro sistema. Brecht es otro ejemplo, al adjudicarle al arte la función pedagógica de animar al sujeto a intervenir para cambiar la realidad. Adorno, Benjamin, Althusser, son otros de los tantos que han teorizado al respecto de esta temática.

 

Hoy, hace ya varias décadas, (por qué no desde la época de las medidas prontas de seguridad, previo a la dictadura) la derecha se ha hecho presente, de manera explícita pero también simbólica, en todos los lugares y en todos los rincones. Derecha que ha ganado espacios, los invade y los conquista como en el caso del arte (ya sean los espacios hegemónicos antiguamente consolidados como los más contra-hegemónicos y/o populares, como el carnaval o la música por poner unos ejemplos) para imponer su ideología, adiestrar cuerpos, sentires y pensamientos. Debemos, entonces, a través de la sección de arte y política, abrir un espacio a la reflexión de esta temática que esconde su doble vertiente. Espacio que nos ayude a reproblematizar el arte desde una visión crítica, comprometida con el cambio social; espacio que nos permita visibilizar lo aparente invisible: que aún sigue existiendo manifestaciones artísticas o análisis de las mismas de izquierda, contra-hegemónicas, populares. En otras palabras, que el arte existe, fundamentalmente, como herramienta para la transformación económica y social.

 

Desde Hemisferio Izquierdo tendremos un espacio para el arte engajado, para el arte que se subleva. Dicha sección nos acompañará todos los meses, desde febrero de 2018. Presentará dos dispositivos: artículos de análisis de ciertas manifestaciones artísticas así como obras de arte o fragmentos de obras de arte.

Please reload

Hemisferio es una plataforma virtual que pretende fomentar el pensamiento crítico y los debates estratégicos de izquierda, con foco en la realidad nacional.
hemisferioizquierdo.uy
hemisferioizquierdo.uy@gmail.com

SECCIONES

ESPECIALES

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • Blanco Icono de Instagram
  • White YouTube Icon

Montevideo, Uruguay.

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • Blanco Icono de Instagram
  • White YouTube Icon